¿El aprendizaje remoto hará que las familias lleven una vida aún menos privada en línea? – Diario de Cine

En la nueva normalidad que se está estableciendo desde el brote de coronavirus, las escuelas y universidades están tratando de pasar al modo de educación en línea. Los campus están practicando medidas de distanciamiento social, pero incluso en los campus más grandes, las clases no se pueden llevar a cabo sin infringir estas pautas. ¿La solución? Aprendizaje virtual.

El aprendizaje remoto no es un concepto completamente extraño. Después de todo, ya estamos utilizando herramientas de aprendizaje en línea y sistemas de administración de bases de datos para rastrear, registrar y comunicar el progreso del trabajo escolar. Pero a medida que el aprendizaje remoto ingrese a la educación general, se pasará más y más tiempo en línea.

¿Permanecer en línea, mantenerse a salvo?

A medida que aumenta nuestro uso de Internet, los niños quedan expuestos al mundo virtual durante más tiempo que nunca. Navegarán en línea, se conectarán con amigos, estudiarán y asistirán a clases en línea, y todas estas actividades se suman a las horas que ya han pasado en línea todos estos años.

Esto genera muchas preocupaciones, especialmente de los padres, que están aterrorizados ante la perspectiva de hacer malabarismos con los horarios de estudio de los niños con sus propias vidas interrumpidas. ¿Los niños tienen acceso a clases, materiales de estudio e internet ininterrumpido? ¿Están seguros cuando navegan y estudian en línea?

Estas preocupaciones, relacionadas con la privacidad, son muy genuinas. El pivote del aprendizaje remoto es crear un caldo de cultivo para depredadores y acosadores que intentarán aprovecharse de las poblaciones vulnerables en línea, y los niños están en la parte superior de esa lista. Entonces, ¿cómo combatimos estas amenazas?

La comunicación es clave

Todos los involucrados en este proceso (niños, padres, educadores, trabajadores sociales, autoridades escolares) deben abrir líneas de comunicación honesta. Los padres deben hablar con sus hijos sobre cómo pueden garantizar la privacidad. Esta charla debe cubrir todo, desde las mayores amenazas como acceder a contenido depredador o dar detalles personales, hasta algo aparentemente inocuo como el profesor grabando una clase.

Los niños deben recibir capacitación para identificar estas señales de alerta y los maestros deben estar a la vanguardia, tomando medidas para crear un espacio virtual seguro para los niños. Para los niños, incluso encender su cámara de video durante una clase puede ser molesto o incómodo. Pero los más jóvenes pueden carecer del vocabulario para expresar eso.

Las escuelas deben mantener ciertas cosas opcionales, como unirse con un video, y ofrecer flexibilidad a través de un enfoque de aprendizaje combinado. Mantener algunas conferencias pregrabadas o asincrónicas también puede ayudar.

Priorizar el bienestar de los niños

Al hacer políticas sobre clases, tenga en cuenta el eslabón más débil. ¿Tiene estudiantes en áreas con mala red? ¿Sin acceso a la tecnología? Trate de mantener el material de estudio descargable, en video pregrabado.

Tenga en cuenta a los niños que pueden haber pasado por circunstancias difíciles, o que se están adaptando a la situación pero que no se las arreglan muy bien debido a las circunstancias en el hogar, en la familia o individualmente.

La conexión entre pares es muy importante en momentos como este, por lo que los foros que utilizan los compañeros de clase deben estar encriptados y protegidos.

Echa un vistazo a las herramientas

Una de las mayores preocupaciones de privacidad y protección es que las escuelas pueden usar herramientas y plataformas de manera imprudente que no se adhieren a las garantías de privacidad o que recopilan datos de manera ilícita.

Para que las escuelas y los padres puedan trabajar juntos para identificar las herramientas más adecuadas: hay muchas alternativas para cada herramienta, tome Zoom y puede reemplazarlo con Microsoft Teams, Google Meet, etc., eligiendo uno que sirva para el propósito mientras mantiene la privacidad y la seguridad. los estándares deben ser un esfuerzo de colaboración para salvaguardar todas las formas de aprendizaje a distancia, incluido el aprendizaje de idiomas a distancia.

Además, tener una VPN (red privada virtual) en cada dispositivo que posea, usar administradores de contraseñas, evitar conexiones wifi no seguras y ejecutar software antivirus en sus dispositivos también puede ayudar. Si necesita conocer la seguridad de una nueva aplicación o plataforma, intente consultar portales como Common Sense Media o Electronic Frontier Foundation.

El proceso de verificación de tecnología debe llevarse a cabo en todas partes: en el hogar, en las escuelas, en dispositivos personales, así como en los sistemas escolares.

Leave a Comment