“Soy feminista, me criaron para ser fuerte y eso se nota en las mujeres de Bridgerton”

Julia Quinn, la autora estadounidense de romance histórico más vendida
Julia Quinn, la autora estadounidense de romance histórico más vendida.

A pocos días del estreno de la segunda temporada de “The Bridgertons”, la serie de época que Netflix considera uno de sus tanques del año, Julia Quinn, la autora estadounidense detrás de la saga de libros que inspiró la trama y una de las guionistas de novela histórica más vendida en Estados Unidos, defiende el género y una lectura que, sin perder el rigor técnico, pretende entretener a los lectores: “No espero que mis libros se estudien en las escuelas, pero me esfuerzo en escribirlos muy bien, soy muy exigente y cuido la técnica de escritura”.

La primera temporada de “The Bridgertons” -creada por Chris Van Dusen y producida por la legendaria Shonda Rhimes, responsable de “Grey’s Anatomy”, “Law and Order” y “CSI”- estuvo basada en “The Duke and I”, y la segunda parte, que se estrena el viernes, siguió las líneas que escribió Quinn en “El vizconde que me amó”, ambas publicadas en el país por Ediciones Urano.

La serie, que conquistó a la audiencia con la historia de amor entre Daphne Bridgerton y el duque de Hastings, seguirá abordando la biografía de uno de los hermanos Bridgerton en cada temporada, siguiendo de cerca las ideas y giros de una historia de amor.

La saga creada por Quinn, traducida a más de 40 idiomas, narra la vida de la familia formada por Lady Violet, vizcondesa y viuda de Bridgerton, y sus ocho hijos: los niños Anthony, Benedict, Colin y Gregory y las niñas Daphne, Eloise. , Francesca y Jacinto.

– Télam: ¿Es verdad que querías ser médico? ¿Cómo llegó a ser escritora, una actividad tan alejada de esa primera vocación?

– Julia Quinn: En realidad, no fue que una cosa siguió a la otra. Decidí estudiar medicina en el último año de la escuela y mientras trabajaba en mi primera novela. Y me aceptaron en Medicina el mismo mes que logré vender mi novela; ese fue un gran mes. En ese momento decidí dejar Medicina porque sabía que es el tipo de carrera que no te deja tiempo para nada más. Trabajé como escritor durante dos años y entré en pánico: cómo no me voy a graduar de la universidad, me confundí y volví a estudiar en la universidad. Pero bueno, en algún momento mi vocación por la literatura decantó y un día decidí… Al final, nunca hice nada con lo que aprendí en los años que estudié Medicina. En otras palabras, si necesita cirugía, lo mejor que puedo hacer es ir al hospital rápidamente.

– T.: ¿Cuáles crees que son las claves para escribir relatos de romance histórico?

– JQ: Lo más importante, ya sea una historia romántica histórica o contemporánea, es el final feliz. Sin embargo, como escritora y lectora, siento que los personajes deben anteponerse a la historia. Y eso tiene algo de sentido en el andamiaje general del libro: las historias de amor cuentan un proceso de enamoramiento, entonces podemos tener un nudo increíble, pero si los personajes son flácidos, la novela no funciona porque el proceso es muy mediocre. Me gustan mucho los romances con diálogo y humor y creo que ese es el sello distintivo de mis libros.

– T.: Muchos lectores tienen prejuicios contra las historias románticas históricas. ¿Qué puedes decirles?

– .P.: Me inclino a pensar que quienes tienen este tipo de prejuicio nunca han leído realmente una novela histórica. Por lo tanto, le pediría primero que lea. Hay mucha gente que considera que no es su género y eso me parece bien porque yo tampoco leo todo. Pero me interesa mucho la opinión de los que se animan y salen de prejuicios porque, después, aunque no les interese el género, se entretienen con algo de la escritura. No sé en detalle cómo funciona en el resto del mundo. En los Estados Unidos, tendemos a plantear los temas terribles y tristes y nunca los felices. Como si estuviéramos más preparados para leer cosas duras y complejas. Y el romance nos confronta con la dificultad de tener finales felices. También sucede que la lectura está asociada a un asunto serio y la lectura puede ser divertida y no siempre tiene por qué ser dura, difícil y seria. Quiero que entretengan a los lectores. No espero que mis libros se estudien en las escuelas, pero me esfuerzo en escribirlos muy bien, soy muy exigente y estoy atenta a la técnica de escritura.

Imágenes de la segunda temporada que se estrena este 25 de marzo en Netflix
Imágenes de la segunda temporada que se estrena este 25 de marzo en Netflix.

– T.: ¿Cómo documentas para escribir ficción histórica?

– JQ: Me sé la mayoría de las preguntas, la línea gruesa. A veces me encargo de rastrear datos específicos. Por ejemplo, mi último libro publicado en Estados Unidos, “Miss Butterworth and the Mad Baron” tiene como protagonista a un médico del siglo XIX. Entonces, retomé mis estudios de historia de la medicina para encontrar todos los detalles que enriquecerían la historia.

– T.: ¿Cómo fue tu participación en la adaptación de los libros hasta que se convirtieron en la serie “Los Bridgerton”?

– JQ: Soy consultor del programa y eso me dio acceso a ver y comentar los guiones antes de la producción. Los leí y me parecieron increíbles, un sueño. Creo que tengo el trabajo de consultoría más fácil del mundo. No fue mucho lo que intercambiamos, una vez les pedí que incluyeran una escena o les pedí algún retoque. En el contrato cedí el control creativo y lo hice por varias razones: sabía que esta oportunidad se me iba a dar una vez en la vida porque un blockbuster de este nivel no es muy común y también lo hice porque Shonda Rhimes, la persona que mejor hace la television, me dio total confianza. Se respeta todo el concepto de romance histórico. No se refleja escena por escena, pero el espíritu de los personajes es impecable.

– T.: Las mujeres de tus historias son fuertes, no son simples princesas. ¿Qué hay detrás de esa decisión?

– JQ: No fue una decisión consciente. Me considero feminista. Me criaron para ser fuerte y tomar decisiones y es natural que eso se muestre en las mujeres de “The Bridgertones”.

– T.: ¿Qué te parece que Shonda Rhimes haya elegido, en la versión televisiva, personajes de diferentes razas para representar a los personajes?

-JQ: Me encantó, me parece fabuloso. Tomaron algo que inventé y lo hicieron más grande, más diverso. El romance refleja una historia con final feliz y revelar que es algo que nos puede involucrar y tocar a todos me pareció encantador porque nos aleja de la concepción más cliché de un final feliz. Creo que la versión de Netflix es más fácil, más accesible, todos podemos vernos reflejados en la historia y eso la enriquece mucho.

Leave a Comment