Netflix y su modificación de cuentas compartidas

galia bogolasky
académico de cine
Universidad del Desarrollo

Hace poco más de 10 años, Netflix aterrizó en Chile y llegó para quedarse. Rápidamente se convirtió en un fenómeno, que ya se había estado desarrollando a nivel mundial durante un par de años antes. En un momento en que la televisión vivía su primera gran crisis, esta nueva plataforma se convirtió en la mejor alternativa. Lo que prometía era perfecto: ver contenido cuando y donde quieras.
La plataforma comenzó adquiriendo películas y series que habían sido estrenadas en cines o en televisión, respectivamente, y luego comenzó a generar su propio contenido. En poco tiempo, este contenido original creció exponencialmente, logrando atraer audiencias internacionales y generando un catálogo diverso, logrando un acceso transversal en todas partes del mundo.
Sin darnos cuenta, las alternativas se multiplicaron y nos encontramos con millones de títulos disponibles. No solo venían de Hollywood, Europa y América Latina, sino que empezaron a aparecer series y películas de éxito de los países nórdicos, Asia y de rincones inesperados del mundo, a los que nunca antes habíamos tenido acceso.
Esto nos abrió un mundo para aprender sobre diferentes culturas, idiomas, estilos narrativos, géneros, formatos, incluido el contenido interactivo. Junto a ello, accedimos a historias que nos conmovieron, de cineastas y actores extranjeros que habían logrado reconocimiento internacional.
Hasta ahora podíamos ver todo eso por tan solo 8.320 pesos (10 dólares aprox.). Dentro de esa suscripción, uno podría compartir con hasta otros 4 usuarios, por lo que podría valer menos de $2,000 por persona. Si lo piensas bien, con la cantidad de contenido y tiempo que pasamos en Netflix, en promedio, es una cantidad bastante razonable. Pero ahora, la compañía ha decidido cambiar sus políticas de suscripción compartida ya que, a partir del próximo mes, se tendrá que pagar una cantidad adicional por separado por cada cuenta compartida.
En el contexto de la pandemia, donde las plataformas crecieron aún más convirtiéndose en una industria muy competitiva, junto con la aparición de nuevos servicios como Amazon Prime, HBO Max, Disney+, Apple TV, entre otros, no era sostenible mantener esos precios . Para producir contenido de buena calidad que sea competitivo, se necesitan más recursos y, aunque la empresa dice que este cambio se debe a razones de seguridad, probablemente necesiten más efectivo para invertir en producciones aún más robustas.
Netflix dejó de ser una plataforma de contenidos online hace mucho tiempo, para convertirse en la mayor productora de contenidos audiovisuales del mundo. Además, entró a competir con las salas de cine, incluso antes de la pandemia, generando polémica como en el Festival de Cannes y los Premios Oscar hace un par de años, porque algunos no estaban de acuerdo en que compitieran películas estrenadas por streaming. igualmente con las películas estrenadas en los cines.
Finalmente, el cine es cine, y no importa dónde lo veas, lo que importa es la calidad del contenido. Para ver contenido de calidad, debe apreciar su valor y pagar por él.

Leave a Comment