Messi y una despedida mundialista en la Bombonera

Faltan 242 días para que comience la fiesta del fútbol en Qatar. Apenas quedan 15 selecciones clasificadas para un Mundial que tendrá 32 participantes. Parece que todavía queda mucha agua por debajo del puente para llegar a Doha, pero en Argentina estamos muy cerca de vivir una despedida. Porque aunque quedan casi ocho meses, lo que se vivirá este viernes en la Bombonera puede ser el último partido de la Selección en casa, antes del mundial. Entonces, qué mejor que ir preparados para vivir una fiesta, cantar, aplaudir y darle energía positiva a la Scaloneta.

mira también

Pekerman merece un aplauso
Lionel Messi, en el entrenamiento de la Selección.  (Foto: Juano Tesone)

Lionel Messi, en el entrenamiento de la Selección. (Foto: Juano Tesone)

La gente ya ha mostrado su locura en la cola online para comprar entradas. Se agotaron en dos horas -y la reventa está que arde-, y en un momento más de 190.000 personas hicieron cola virtual para quedarse con un boleto para este Argentina-Venezuela que es un partido por puntos, que pone en juego el invicto de 29 partidos, pero que parece más un partido festivo en la previa de Qatar.

mira también

Pinturas Mac Allister para empezar

La afición que va a recoger las entradas en el estadio Huracán muestra orgullo por este equipo que acabó con la sequía de 28 años sin títulos con la Copa América de Brasil y todos, pero todos, quieren ver a Messi. Sueñan con algo Lionel Messi: un saludo, un selfie, un autógrafo, un algo. Y Leo sonríe, a cada instante en el predio de Ezeiza. El 10 también sueña – como la afición-, tras días de angustia y silbidos, con ese “olé, olé, olé, Messi, Messi” o la ya clásica reverencia que nació en Barcelona, ​​pero que se trasladó a todos los campos del mundo: “Meeeeesssí, Meeeessi “.

mira también

Una idea de mal gusto: que el corazón de Maradona vaya a Qatar

Aquí -ahora- nadie silba, todo es cariño para el 10 y sus compañeros. Ese momento de tensión con la afición argentina quedó en el pasado y por eso es hora de disfrutar. Fuera de la mala ola parisina, de los silbidos y del desinterés, bienvenido amor (no francés). Y al calor de la Bombonera -como sucedió antes en el Monumental, en San Juan, en Córdoba- estará ese idilio que se formó con este grupodespués del Maracanazo, de ese 10 de julio que nunca más se borra.

mira también

El objetivo del Mellizo: complicar a Gustavo Alfaro

Es complicado que la Selección vuelva a jugar en el país ante Qatar. Las fechas son escasas y el calendario no juega a favor de una concentración en Ezeiza, de un amistoso contra Haití para estirar las piernas y recibir ovaciones. Después de este partido contra Venezuela y el duelo contra Ecuador, en Guayaquil, solo habrá dos ventanas oficiales. El de junio, cuando la Scaloneta se enfrente a Italia (el 1º en Wembley), en el duelo de los campeones de Europa y América, y, seguramente habrá uno o dos amistosos más en el Viejo Continente. Luego vendrá la fecha FIFA de septiembre, el último antes del Mundial, donde el cuerpo técnico aspira a enfrentarse a rivales mundialistas, probablemente de Europa y Estados Unidos. ¿Y luego? Los principales torneos de la liga se interrumpieron antes de que el balón empezara a rodar en el estadio Al Bayt de la ciudad de Al Kho el 21 de noviembre. Y para ahorrar tiempo, es posible que el grupo se reúna directamente en Qatar. Por lo tanto, las posibilidades de volver a verlos por todo el país son escasas o nulas.

mira también

Messi, listo para la Bombonera

Los jugadores saben que puede ser la última oportunidad de absorber cariño. Por eso, incluso los que están sancionados (Dibu Martínez, Cuti Romero, Buendía y Lo Celso) por el famoso episodio de Brasil forman parte de los entrenamientos y no faltarán a la fiesta en la Bombonera. Todos quieren disfrutar de esta comunión, de este momento histórico sin fisuras en la Selección. Y todos, pero todos, quieren fortalecer el espíritu del mejor del mundo, para que se olvide de los pálidos, para que goce del cariño argento.

Leave a Comment