Gari grabó un disco en vivo para “estar en paz conmigo mismo y con mi voz”

Donostia– Cuarenta años después de iniciar su carrera, Gari, excantante de Hertzainak, está feliz y se siente “divertido” por estar de vuelta en la carretera. Lo hará en junio en una pequeña gira en la que visitará Lazkao, Bergara, Getxo y Bilbao, y que producirá un disco en directo que editará Elkar y que dará “testimonio de mi carrera”, explicó el músico. “Busco la paz interior, equilibrar el pasado y el presente, y reflexionar sobre la época con mi gran grupo”, agregó al diario.

Desde la adolescencia de Ziper hasta Her-tzainak y su carrera en solitario, Gari ha llenado cuatro décadas de grandes clásicos vascos asociados al rock, el punk, el pop, el folk y, más recientemente, la música electrónica. Nervioso por “la diversión de estar de nuevo en la carretera”, al autor clásico le gusta un sueño, Destinado a la esperanza, Amapola, Estás en el nuevo sol Él Eres el viejo Bilbaoha anunciado que él y su grupo, Maldanbera, realizarán una gira en junio para la cual se lanzará un álbum en vivo, aún sin título.

Gari, acompañado de Alex Alonso (batería y programación), el “joven y culto” Oier Aldekoa (bajo y teclados) y su lugarteniente, Miguel Moyano (guitarra y teclados), actuarán el 3 de junio en Lazkao (Areria Antzokia); 7 en Bilbao (Teatro Arriaga); el 10 en Getxo (Musikeberri) y el 17 en Bergara (Seminarixue). “Grabaremos los cuatro conciertos porque ya no tengo edad para arriesgarme y tirarme al barro y al vacío”, dijo al diario.

“No es fácil ni difícil” elegir un conjunto de concierto, confía Gari, cuyo objetivo es “dejar el testimonio de mi carrera” y, por ello, interpretará temas de toda su carrera en solitario, desde su debut homónimo en 1995. , a dos de su último disco brillante: Estrujar (2016) y En otros tiempos (2018). El músico gasteizeño se esfuerza por lograr un “proceso de paz interior” y reconciliación con su canto y su voz. “Quería sentirme cómodo con las canciones que no eran adecuadas en el estudio en ese momento”, dijo.

“El cantante siempre está limitado por sus propias debilidades, en nuestro caso el instrumento de voz”, continuó. “Con los años aprendes a superar tu propio control de voz, aunque no te guste, y finalmente puedes aceptarlo”, dijo Gari, quien admite que en el estudio de grabación, “siempre me siento más como un músico. que un cantante”, a diferencia de en el escenario. “Allí me sentí más como un cantante”, dijo. La gira comenzará con unas 26 canciones, de las que el músico y Elkar harán una selección de temas que formarán futuros discos en directo. “Trato de equilibrar el pasado y el presente, especialmente con Maldanbera, un grupo que suena muy bien”, dijo.

no es un reto El disco, que será un “reflejo de época”, no se presenta como un “reto” para Gari sino como una forma de “cumplirme con mi propia colección y dejar de sentir las sensaciones agridulces” que experimentó su autor al escucharlo. el sonido y arreglo de ciertas canciones antiguas. De hecho, incluso consideró editar la compilación con solo la voz regrabada. “Pero tiene más sentido hacerlo en vivo porque sonamos muy bien. De esta manera, le vamos a dar color a toda la red de mis libros de trabajo, tanto en el sonido como en las letras. Estoy inquieto y no Siempre se adapta al mismo patrón, pero algunas canciones antiguas conservarán su estructura para darlas a conocer al público”, dijo.

Gari, que envidia a los que han estado activos y creativos durante estos años de pandemia, admite que “ahora la gente se interesa más por mí que en los 80”, en la era Hertzainak. “Ese tiempo aún está lejos. Tengo viajes y un trabajo donde puedo convertir esa energía en otros campos”.

Leave a Comment