El caso del estafador argentino de Tinder es tan bizarro que no merece ni media hora de capítulo en Netflix

La descubrieron y la procesaron nuevamente, en las últimas horas. Trabajaba como policía y cumplía una condena de 4 años en beneficio de arresto domiciliario, en un caso de usurpación de domicilio vinculado a un caso de narcotráfico.

Lo llamativo del caso es que engañó a un boliviano de 24 años durante tres años, robándole $4.500.000 y, encima, ni siquiera tuvo que conocerlo personalmente.

El hombre relató que hace tres años conoció a la estafadora que dijo llamarse “Leila” a través de Tinder, y luego de tener varias conversaciones comenzaron a contactarse por WhatsApp.

“Me dijo que había estado abandonado por dos maridos y que tenia tres niños para mantener”, dijo la víctima. Y agregó: “Decidí enviarle el dinero ya que me contó los problemas que estaba pasando, que generalmente estaban relacionados con la manutención de sus hijos, el alquiler de la vivienda o las cuotas que tenía que pagar”.

El Ministerio Público de la CABA indicó en su cuenta de Facebook que mediante mentiras “Leila” logró que el hombre siguiera enviándole dinero.

Una relación virtual, pero “cercana”

El joven explicó cuando hizo la denuncia que el fraude comenzó cuando el estafador le dijo que había tomado un préstamo que ahora no podía pagar y que los acreedores habían atacado su casa a tiros. El hombre se conmovió. Más tarde confesó: “En principio acepté ayudarla y le envié diferentes cantidades”.

Y agregó: “Con el tiempo esto fue más frecuente porque sentí que el enlace estaba mas cercamás allá de ser virtual”, dijo la víctima en su denuncia.

En la última conversación que tuvo con “Leila” la semana pasada, la mujer volvió a pedirle dinero porque aseguraba que “Había accedido a otro préstamo”, y quería que la víctima pagara por ello. Pero el joven se negó a hacerlo, y los presuntos usureros contactaron al joven para amenazarlo. Luego habló con sus padres, obtuvo asesoría legal y presentó la denuncia.

La mujer fue identificada como Leila Micaela Ríos, de 27 años de edad y domiciliada en la ciudad de Santa Fe, informó el diario La costa de Corrientes. Vive en el barrio Sargento Cabral de Santa Fe y fue policía hasta el año pasado.

Fue detenida y condenada en un caso que involucra a una banda de narcotraficantes de la capital provincial, liderada por JuanPedro”PatoCalderónpúblico La costa.

Según el mismo diario, esta organización criminal estaba siendo investigada por la justicia local a raíz de una serie de usurpaciones violentas. La causa derivó en la incautación de 200 kilos de marihuana.

Leave a Comment