así tomaba la delantera en la nueva era del audiovisual español

Noticias relacionadas

En las últimas dos décadas es innegable que la televisión ha sido el eje sobre el que ha pivotado el sector audiovisual nacional. La televisión en abierto, por supuesto, tan denostada por algunos y que, sin embargo, es la que más carne ha puesto y pone en la parrilla audiovisual española.

Ya sea por intereses comerciales, por obligación legal, o simplemente por compromiso con la sociedad o la tradición, es innegable que la pequeña pantalla se ha hecho grande y es el viento que empuja todo el audiovisual nacional y el paraguas en el que se refugia el cine.

Prueba de esto último es el Festival de Málaga, que este fin de semana clausuró su última edición y es el ejemplo perfecto para comprobar cómo La gran mayoría de proyectos ven la luz gracias a la inyección económica que reciben de las televisiones.

Y en este nuevo panorama, en el que muchos se han quedado tirados en el camino, otros están todavía en un periodo de adaptación y los menos han sabido subirse a la ola, cabe destacar -porque es genuino y pionero- el modelo de producción de Atresmedia.

El grupo de San Sebastián de los Reyes ha dominado la taquilla española en los últimos años, es líder en audiencia televisiva, cuenta con las series españolas más exitosas fuera de nuestras fronteras y competir mano a mano en nuestro país con los grandes gigantes como Netflix o Prime Video gracias a su plataforma de pago, ATRESplayer PREMIUM, que cuenta con producciones muy premiadas y populares como Veneno, Cardo, Física o Química: el reencuentro o Drag Race España.

Y es que aunque Mediaset, a pesar de su crisis actual, o Movistar son rivales muy potentes y contribuyen mucho a mover el sector, Atresmedia ha sabido jugar mejor sus bazas, ya que ha sabido entender por dónde se movía el audiovisual y optó por una concepción más global de su estrategia. Así, entendieron que sus contenidos no sólo debían tener éxito en España (es decir, ser rentables aquí), sino extender su vida económica fuera de nuestras fronteras.

Así es también el buen momento que atraviesa Atresmedia, que se ha convertido en la punta de lanza del sector audiovisual español y en el lugar donde todos quieren pasar: productores, actores, creadores, directores… Es un escaparate inmejorable y un motor para todo el sector.

No en vano, Hitos nacidos en las entrañas de Atresmedia Qué La casa de papel, Vis a Vis, Terciopelo o cintas como Retrasar O Durante la tormenta -que arrasó en taquilla en China- o klaus -nominados al Oscar-, han apuntalado aún más la estrategia de la compañía, que muestra el camino que deben seguir sus competidores.

Socios, no rivales

Premio Emmy por 'La casa de papel'.

Premio Emmy por ‘La casa de papel’.

En esta estrategia, que también implica participar en el accionariado de algunas de las productoras más importantes del país, Al igual que Vancouver Media o Buendía Estudios, Atresmedia se ha consolidado como la gran factoría audiovisual española, siendo el grupo que más ficción ha producido y estrenado en los últimos años. También el único grupo que ha seguido estrenando títulos en salas de cine en el momento más duro de la pandemia. Mientras otros aplazaban y cancelaban estrenos, Atresmedia llevó a las salas de cine todo tipo de ofertas: desde películas como la exitosa Padre solo hay uno 2, incluso documentales como que me das o series como Veneno.

Pero en este caso de estudio también destaca la forma en la que el Grupo Atresmedia ha conseguido rentabilizar sus producciones. No lo olvidemos, el negocio es lo que impulsa todo. Y en vez de mirar con recelo la llegada de las grandes plataformas internacionales como Netflix, HBO o Prime Video, el grupo comandado por Silvio González vio en ellas un aliado, nuevos agentes con los que hacer negocios.

Así sus series adquieren una doble y hasta triple vida, siendo rentable en tres fases: primero, en su emisión en ATRESplayer PREMIUM, la plataforma de pagos de Atresmedia; meses después en Antena 3, en la clásica emisión lineal de toda la vida y, posteriormente, siendo vendida a un tercer operador donde también brillan con luz propia como los casos de El cocinero Castamar, Chico de jugete (Netflix), Veneno (HBO máximo), Terciopelo (Movistar+)

Atresmedia también ha sabido combinar a la perfección, para deleite de ambos, el sector audiovisual con el literario (no hay que olvidar la vinculación de Atresmedia con la editorial Planeta), realizando adaptaciones de libros como El tiempo entre costuras, La Catedral del Mar, Fariña, La Cocinera de Castamar, La Edad de la Ira, La Templanza(este producido por Atresmedia para Amazon) o, en producción para este 2022, La novia gitana y los zorros.

Y si hay un fenómeno sorprendente en los últimos tiempos en el mundo audiovisual, ese ha sido el éxito de la ficción turca. De Europa a EEUU pasando por Latinoamérica. Pues hasta en eso ha sabido aprovechar Atresmedia para salpicar el audiovisual español: de dos exitosas series turcas como Fatmagül o Madre Han nacido dos adaptaciones a series españolas de las anteriores: Alba y Heridas, ambos de Atresmedia.

plataforma de transmisión

Una estrategia que no solo ha creado puestos de trabajo, sino que también ha dinamizado la economía y el turismo en las regiones donde ha tenido lugar su rodaje (Alicante y Almería), en plena crisis económica provocada por la pandemia. Una característica que comparten con otras ficciones de Atresmedia que se han repartido por la geografía española en los últimos años, generando riqueza y empleo en diferentes regiones.

Pero más allá de los números que producen las producciones y sus trabajos directos e indirectos, lo que Atresmedia también ha sabido hacer y ha sido clave para el sector audiovisual nacional es ese intangible llamado “visibilidad”. Atresmedia se ha convertido en un maravilloso escaparate para cualquier artista, productor o talento del audiovisual español. quien no quiere pasar El hormiguero o Pasapalabra para promocionarte?

Sólo un último ejemplo. El cine español se ha dado cita estos días en Málaga, cuyo festival celebra su 25 aniversario y se ha convertido en una de las citas culturales más importantes del año. Pues ahí es donde la presencia de Atresmedia, patrocinador oficial del Festival de Málaga desde hace más de dos décadas, no sólo ha apoyado con la presentación de más de medio centenar de títulos, sino también ha sido una gran plataforma de difusión del festival de Málaga del festival y su mejor aliado mediático.

Entonces, en tiempos de banners publicitarios, me gusta en Instagram y plataforma, tal vez sea hora de detenerse y pensar con los datos en la mano y verificar quiénes son los verdaderos motores del audiovisual español, las que generan empleo y las que lo elevan a otra dimensión dentro y fuera de nuestras fronteras.

[Más información: De cómo el Festival de Málaga supo darle su lugar a las series de televisión]

Leave a Comment